Malos tiempos para las debilidades

Empezamos a salir a la calle sin camisetas interiores, sin bufandas, a veces incluso sin fulares y dicen que los más valientes ya han usado hasta las prendas de manga corta, ¡qué temerarios! Dejándose ver con esa piel cetrina y descolorida por el invierno, flácida y entristecida.

Qué época tan complicada es la que vivimos, asediados a diario por publicidades con toda clase de milagros milagrosos; desde cremas que deshacen la grasa hasta pastillas que la eliminan, pasando por todo tipo de productos enfocados a captar nuestro desánimo y ofrecernos consuelo cuando saquemos del fondo del armario la ropa ligera para los días venideros.

Es cierto que es más fácil dejarse llevar en invierno, con todas esas prendas que nos esconden de miradas ajenas, reconfortantes y cálidas, ¡ay, amigos! Pero todo se acaba y según vamos aligerando nuestro vestuario, van aumentando nuestras inseguridades.

Por suerte para algunos de nosotros, ahí están las redes sociales para acentuar nuestro duelo, entre la capacidad de sacrificio en la consecución de nuestras metas y la reafirmación propia, caiga quien caiga, inducida por imágenes de preciosas gorditas libres de ataduras sociales y felices por quererse tal y como son.

El dilema más agudo llega cuando no te sientes tan feliz como eres, pero tampoco eres capaz de despertar toda la fuerza de voluntad que necesitas, ¿no es así? Malos tiempos para las debilidades. Si te encuentras en este punto, eres vulnerable.

¿Qué te va a aportar una crema que vaya a conseguir cambiar tu estado de ánimo? Nada, hasta que hagas balance de los gastos mensuales y te des cuenta de lo que has gastado, entonces sí que te va a aportar algo, pero no va a gustarte.

Es complicado, lo sé, pero tienes que hablarlo contigo, debes tener una buena conversación interna y ver más allá. Kilos de más o menos, son importantes en la medida en que a ti te importan, pero tu objetivo debe ser estar sana, estar sano, sentirte vivo, con ganas de hacer cosas, con buen humor, ágil y feliz al fin y al cabo, y eso amigos es un trabajo de fondo. La ropa os puede ayudar si os sentís atractivos con ella, pero no tiene porqué pasar eso con la ropa pequeña, sino con la que de verdad os favorezca.

Cuidaros por dentro tanto como pretendáis hacerlo por fuera; tomaros tiempo para leer, para probar productos sanos, para concederos una buena alimentación que os aporte los nutrientes necesarios. No os maltratéis, no maltratéis a vuestro cuerpo porque no se merece ser usado como un basurero, concederos el capricho de escoger para vosotros mismo sólo lo mejor y eso sí que se notará por fuera, eso os aportará la fuerza que ahora buscáis, las ganas que ahora os faltan y la alegría que se ha visto mermada por el cruel bombardeo al que somos sometidos.

El momento es ahora y no debe haber nada más valioso que el propio bienestar. Cuídate.

BLOG MATE ADELGAZAR

Vanesa Moliner

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s